sábado, 22 de enero de 2011

RUNAWAY 2: El Sueño de la Tortuga

Os presentamos la guía de otra de las grandes obras de Péndulo, Runaway 2. Compañía española reconocida por su buen hacer en el género de las aventuras, con Runaway 2 recupera la esencia más pura del clásico estilo aventurero. Por segunda vez contaremos con los protagonistas de la primera entrega, donde vivirán nuevas aventuras cargadas de grandes dosis de humor. Espero que disfrutéis con esta aventura.




Escrito por Uncalgirl  
Sábado, 29 de Septiembre de 2007 00:50

COPYRIGHT:
Esta guía es propiedad de METODOLOGIC.com . Queda expresamente prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio o soporte de los contenidos de esta publicación sin la expresa autorización del editor.
(la presente guía ha sido publicada con  permiso de los autores a quienes agradezco su aportación a GUIAZONE)



CAP. 1: ATRAPADO EN LA JUNGLA

Había tenido un aparatoso aterrizaje con el hidroavión. Debía encontrar a Gina. Me fui a la cabina. De la guantera izquierda cogí una lupa, y de la central, unos prismáticos y una botella de whisky. Tiré de una palanca que tenía a mano izquierda y que abría la compuerta exterior del hidroavión. Salí de la cabina y en el suelo, debajo de los extintores, cogí las pinzas del pelo de Gina. Me dirigí a la derecha, donde estaban las cajas, y cogí un perrito Coyote. En el suelo, al lado de la puerta de salida, me hice de un trozo de cristal. Salí al exterior. Miré la compuerta que había en la parte delantera del hidroavión, que había abierto, pero cuando me acerqué, ésta se cerró. Debía poner algo en la palanca, y pensé que las pinzas de Gina me podrían ser útiles. Regresé a la cabina y así lo hice. Cuando salí de nuevo, cayó del cielo la licencia de piloto de Otto. Me fijé en la copa de los árboles. Usé los prismáticos y pude divisar un bolso que estaba enganchado. Miré la compuerta y cogí de dentro un bidón de agua y una herramienta.

Me dirigí hacia la derecha. Me encontré con un lémur, que se escapó. Me acerqué a unas rocas, no podía escalarlas. Intenté subirme a una gran roca que, pero me resbalé. Al mirar las arenas movedizas, pude ver las gafas de Otto. Las cogí. Usé el cristal con las gafas y le corté la goma. Usé también el cristal con la rama y junté ésta con la goma para fabricar un tirachinas.

Regresé al hidroavión y usé el tirachinas en la copa de los árboles para coger el bolso. Dentro hallé una llave rota. Me fijé en los rayos de luz y usé la lupa. Necesitaba algo para fijar la lupa y usé la herramienta que tenía. Clavé el artilugio que había construido en el suelo y usé los trozos de llave con esto. Al ratito tenía la llave soldada. Entré al hidroavión. Usé la llave en el compartimento que había al lado de la entrada, pero ésta tenía imperfecciones y no entraba en la cerradura. Usé el cristal con la llave y eliminé la rebaba. Abrí el compartimento y cogí unas raquetas para la nieve. Salí al exterior y miré de nuevo la compuerta delantera. Cogí un spray antideslizante. Regresé a la zona de las arenas movedizas. Usé el spray en la roca de la izquierda. Intenté escalar, pero el lémur me tiró hacia abajo. Coloqué el perrito en el suelo, en el sitio donde siempre aparecía (éste acabó en el lodo). Volví al hidroavión y cogí otro perrito. Lo rellené con el agua del bidón y lo coloqué de nuevo en el suelo (tampoco le gustó). Volví a por otro perrito, pero esta vez lo rellené con el whisky (el lémur bebió y cayó borracho perdido). Cogí el lémur y el perrito. Ya pude escalar por la roca de la izquierda y llegué a la cima de la derecha.



Me dirigí a la salida, pero llegué a un puente colgante. Lo miré y también leí el cartel. La verdad es que me entró más miedo, pero debía pasar. Usé las raquetas para la nieve en el puente para cruzarlo mejor. Para tener menos peso dejé mis pertenencias, menos al pequeño mono. Me daba pena. Llegué al otro lado y no me podía imaginar lo que encontré…


CAP. 2: SURFIN´ MALA

Tras hablar con el coronel, me llevé muy mala impresión, pensaba que tal vez ellos tuvieran retenida a Gina. Y lo peor estaba por llegar. Me dirigí hacia la derecha y me encontré varias edificaciones. Me marché a un chiringuito dirigido por una joven, llamada Lokali. Hablé con ella (atentos a las historias sobre sus novios). Me habló de un monje que acababa de llegar a la Isla. Del bar pude coger una pizarra, una tiza y una funda de un puro. Salí y me dirigí hacia un restaurante, SAFOOD KAHUMA, que estaba al lado, pero estaba cerrado. Me fijé en un sótano que estaba al lado (cerrado). Inspeccioné el contenedor y cogí un trozo de mantequilla.

Regresé a la playa y me dirigí hacia Surf Shack. Aquí hallé el monje. Intenté hablar con él, pero sólo se comunicaba mediante señas. Le di la pizarra. En ella podía escribir las respuestas a mis preguntas. Al final se le acabó la tiza. Necesitaba encontrar otra. Me fijé en un cable que había en la barandilla. Lo intenté coger, pero no podía. Miré la parte baja de ésta y usé la mantequilla para engrasarlo. Ya pude hacerme de dicho cable. Me marché al fotomatón que tenía al lado. Miré detrás del panel y ví que funcionaba mediante fichas. Mis pasos se encaminaron hacia un toro mecánico que había al lado. Miré en la trampilla a ver si podía arreglarlo, pero su mecánica era muy complicada para mí.

Regresé al chiringuito y le pregunté, a la camarera, sobre el fotomatón y el toro mecánico. Me comentó que si miraba debajo de la plataforma del fotomatón, podría encontrar algunas fichas. Me dirigí de nuevo al fotomatón y miré por debajo de él. No alcanzaba las fichas. Usé al lémur que tenía. Me chantajeó. Me daría la ficha a cambio de una cerveza. Regresé al bar y le pedí una a Lokelani. Sólo me la daría si le respondía correctamente a las preguntas relacionadas con sus novios (respuestas: Milo, Lopati, Tiru y Russell). Ya con la cerveza en mi poder, me dirigí al fotomatón, le di la cerveza al mono. Éste me dio la ficha. Me dirigí hacia la carretera. Fui a buscar la cala donde estaban los amigos de Lokelani. Hablé con el surfista, Knife. Si le buscaba un lugar donde practicar surf, éste me dejaría su motora (pensé que arreglar el toro mecánico me vendría bien). También hablé con Kay. Cogí un bote de plástico, con polvos de talco, que había debajo de la cabaña. También me hice de un trozo de cuerda que había al lado. Miré la figura de tortuga que había en la arena. Me fui al embarcadero que había a la izquierda de donde me encontraba. Miré la lancha motora. Cogí una caja de herramientas. Regresé a la playa y volví a Playa Luana.

Me fui a la puerta del sótano del SAFOOD KAHUMA. Usé el cable en el tablón. Estiré con fuerza, pero aún necesitaba más. Me dirigí a hablar con el militar que había en la carretera al lado del Safood Kahuma. Se trataba del soldado O´Connor. Le hice todas las preguntas posibles. Me explicó cómo fabricar tizas. Le pedí que si podía trepar un árbol. Le di la cuerda que tenía. Cuando éste subió, me hice de su Hammer, me dirigí al sótano, enganché el cable en el auto y tiré. Cogí de nuevo el cable. De nuevo estaba con el soldado. Miré la palmera. Usé la funda de puro con ésta y cogí un poco de resina. Usé esto con los polvos de talco y pude fabricar una tiza. Le pedí de nuevo que subiera a la palmera. Examiné el libro que dejó sobre su auto y pude hacerme de la foto de Pignon.

El sótano estaba abierto y entré en él. Encendí la lámpara de la derecha. Registré el cuartillo de debajo de la escalera y cogí un detector de metales. A la izquierda había un panel de corriente. Bajé las palancas del Seafood y del Visitor Center. Subí la del Bucking Bronco. Me dirigí al lugar del monje. Le di la tiza. Tras hablar con él pude descubrí que era Joshua. Le pedí ayuda para arreglar el toro mecánico. Allí le di a Joshua la caja de herramientas y la mantequilla. Lo dejé trabajando. Me fui a la cala, donde los surfistas. Usé el detector con la figura de la tortuga y me encontré la pierna ortopédica de Kay.



Regresé al toro mecánico y ya estaba reparado. Lo probé. Cogí el trozo de mantequilla que había sobrado y que estaba en el hueco de la izquierda. Me marché, de nuevo, a la cala y le dije a Knife que ya tenía un sitio para que pudiera practicar el surf. Lo llevé al toro y éste quedó encantado. Ya tenía a mi disposición su lancha motora.

Me fui a hablar con Lokelani. Le pedí que usara el Drease Paint Pro para que me pareciese Pignon. Le hacía falta mi foto. Regresé al panel de control del sótano, para activar el fotomatón. Bajé la palanca del Lokelani´s place y subí la de Surf Pix.Me encaminé al fotomatón. Miré detrás del panel e inserté la ficha en la ranura. Ya tenía en mi poder la foto. Regresé al chiringuito y se la entregué. Me quedé a cargo de la cacatúa. Todo iba bien, hasta que mi lémur la espantó. Debía buscarla.

Mi búsqueda me llevó hasta el soldado O´Connor. El tonto, al pedirle a ver que podía hacer, va y la mata. Me dirigí a la Cala Alaula. Le di a Kai la cacatúa. Quizás él pudiera reanimarla. Me pidió que encontrara la cabaña de su abuelo. Me dirigí al campamento militar y pedí que me llevaran a hablar con el coronel. Cuando Leslie se marchó a anunciarme, utilicé su libreta, para escribir que trataran de localizar la dichosa cabaña. Hablé con el coronel y me marché. Pedí, de nuevo, hablar con el coronel. Mientras Leslie hablaba con él, pude enterarme de las coordenadas exactas donde se encontraban la cabaña. Me despedí de nuevo del coronel. Me marché a Playa Luana y me fui a hablar con el soldado O´Connor. Le pregunté si tenía GPS. Se lo habían robado. Pensé que Koala, el hijo de Knife, tendría algo que ver. Me encaminé hacia la Cala Alaula y entré en la cabaña. El GPS lo tenía el pequeño Koala. Intenté quitárselo, pero me quiso morder. Usé el lémur con Koala y tiró el GPS por la ventana. Salí y lo recogí. Ya tenía el GPS. Usé el GPS con el panel de las coordenadas.



Encontré la cabaña y pasé a su interior. Cogí un caparazón de tortuga que había en una columna. Lo revisé todo. Regresé a la Cala Alaula y hablé con Kai. Le dije donde estaba la cabaña. Le di la prótesis que tenía en mi poder y nos encaminamos hacia la cabaña.

Ahora lo que hacia falta era el libro de los hechizos. Kai estaba en la otra parte del trono y lo desperté para que me facilitara más datos del libro (estaba en la tumba de su abuelo). Salí al exterior y me encaminé hacia la derecha. Allí estaba el cementerio. Usé el detector de metales en las tumbas, hasta que detectó metal (la tapa del libro lo eran). Usé el caparazón para excavar en dicha tumba. Pude hacerme con el libro. Llegó la hora de resucitar a Aolani…



CAP. 3: MÁS SIMPLE QUE UNA AMEBA

Me encontraba hablando con el coronel, disfrazado del profesor Pignon. Me condujeron al interior del Templo Tiki, para que trabajara en una investigación que debía realizar el verdadero Pignon. No tenía nada y el coronel, me tenía vigilado a través de una cámara de vigilancia. No podía salir de dicha sala. A la izquierda, pude coger una cámara, que estaba en el interior de una caja. De una mesa, que quedaba a la derecha, cogí una bolsa resistente. Subí a la pasarela, que quedaba encima, a través de la escalera. No podía tardar, ya que el coronel me echaría en falta. De aquí pude coger una cinta adhesiva. Para poder despistar al coronel, usé la cámara que me había encontrado, con la cámara de vigilancia, para que éste creyera que yo me encontraba allí.

Salí por la puerta de la derecha. Por la puerta del centro no podía continuar. Entré por la que quedaba a la derecha. Fuera me encontré al soldado O´Connor. Hablé con él. Tras acabar, me dio un mensaje de Lokelani. Al abrir el sobre, encontré un anillo del verdadero Pignon. Regresé al Templo y me dirigí a la sala principal. El anillo encajaba en el maletín que había en el escritorio. Del interior me hice de un guante catalizador, una tarjeta, un neuralizador y unas gafas de sol. Me dirigí a la sala de la izquierda. Había un enorme cubo. Usé la tarjeta en una ranura que tenía el cubo y éste desapareció. La bola que tenía en el interior quedó libre, pero no podía cogerla. Salí al exterior y hablé con O´Connor. No resultó tan tonto como parecía, así que usé el neuralizador con él. Después de hablar con él, me dio tres canicas. Me dirigí a la sala del cubo e hice las mismas operaciones de antes. Al quedar la bola libre, usé las tres canicas en ella. Ésta se elevó y usé el guante catalizador en ella. Observé los puntos negros. Me marché a la sala principal y usé el ordenador. Preparé un esquema. Regresé de nuevo a la sala de la bola. Al usar el guante en la bola, decidí aparecer en Cala Alaula. Contacté con Joshua y me contó datos sobre la AMEBA, tras acabar, contactamos por segunda vez con él. Tras esto vamos a la sala principal, y regresamos, al rato, a la sala del cubo. Nos ponemos, otra vez, en contacto con Joshua. Le preguntamos por Little Demon. Ahora le pedimos que nos de el instrumental y éste accede (aquí se nos cae el guante).

Me encontraba en la sala principal y subí a la pasarela. Me fijé en la enorme estatua. Al lado hay una pasarela elevadora y a la derecha, queda el control de mandos. Como no podía activarlo, usé el instrumental dental, a modo de ganzúa, para poder usar el elevador. Una vez arriba escalé hacia la boca de la estatua y entré. Había una gran piedra, con un sombrero encima (contenía una tarántula). Del suelo pude coger un látigo, y del interior de un zurrón cogí un bote de Stenchazol. Me dirigí a la galería de la derecha. Me asomé a una raja y pude escuchar una conversación del coronel con una tal Tarántula. A ésta se le había escapado una tarántula.

Regresé atrás y cogí, la que había debajo del sombrero, usando la bolsa resistente. Me dirigí a la raja donde estaba Tarántula y decidí lanzarle la bolsa, pero no estaba seguro de que fuera a llegarle. Salí por la boca de la estatua y bajé por la plataforma. Me dirigí a la sala que tenía la estatua del pollo en el centro, y usé el bote de Stenchazol en la puerta central. No podía abrir el bote, así que usé el instrumental dental en él. Una vez abierto, lo coloqué en la puerta centra. Regresé de nuevo al interior de la boca de la estatua y me dirigí a la ranura donde estaba Tarántula. Ahora si que lancé la bolsa por la ranura. Aproveché que Tarántula se marchó para coger un nuevo guante. Observé por la ranura. El coronel apareció de nuevo. Habían descubierto que yo estaba disfrazado de Pignon. Cuando se marcharon de nuevo, cogí el walkie que quedó en la mesa. Salí, de nuevo, por la boca de la estatua. Usé el látigo en el pendiente izquierdo de la estatua…



CAP. 4: EL HOMBRE QUE SABE NO HABLA

Joshua y yo nos encontrábamos en Alaska. Necesitábamos una contraseña para poder acceder al hogar del profesor Simon. Joshua la sabía, pero comió unas bayas, que no le sentaron nada bien. Nos fuimos a una cabaña para que descansara. Ya dentro intenté hablar con él, pero desvariaba. En la cabaña pude coger un cuchillo, una aceitera y un leño. Salí de la cabaña y cogí un bidón de gasolina, al lado de la puerta. Tiré por el camino de abajo y me encontré con un hombre, vestido de medio oso, llamado Wazowski. Hablé con él, y me dijo, entre otras cosas, que para reanimar a Joshua tendría que darle salmón crudo. Miré una planta que había al lado suyo y cogí una hoja. Regresé al refugio y pasé al interior del albergue. Hablé con Joshua. Le comenté que Trantor había sido destruido por un meteorito. Luego le dije que no le había pasado nada, lo que pasaba era que tenía que comer salmón crudo. Lo convencí para que se lo comiera en plan sushi. Me dirigí a hablar con Wazowski y le pregunté si sabía preparar sushi. Me habló de un tal Archibald. Quizás me pudiera ayudar.

Me dirigí hacia la izquierda. El río estaba helado. A la izquierda de éste había un tronco que lo cruzaba. Desde aquí podía dirigirme al albergue de Wazonwski o al hogar del profesor Simon.



Opté por el albergue. Subí y me hice de un palo de jockey, una motosierra, y de los frascos de la derecha, cogí uno de feromonas de osa. También cogí el cartel oriental que colgaba de la puerta. Salí por la puerta y me hice de un tubo que había encima del barril. También encendí la lámpara que colgaba. Entré de nuevo en la cabaña y toqué la guitarra para atraer a Archibald. Efectivamente vino y me tiró un bote de lejía. Mantuve una conversación con él. Le pagaría por el trabajo y le tendría que reunir los ingredientes (salmón, algas, esterilla y palillos). Después de hablar, me dio una flauta. Por esterilla podría pasar el cartel oriental que tenía y la hoja podía pasar las algas. Debajo del albergue había un hacha. Pensé en usarlo con el leño para conseguir los palillos. Subí las escaleras y salí por la puerta. Me hice con el bote de lejía.

Regresé al refugio donde estaba Joshua. Fuera, a la derecha, había un auto. Usé el tubo en él para coger gasolina y llenar el bidón. Usé un poco de aceite, de la aceitera, en el bidón. Ya podía rellenar la motosierra con combustible. Me dirigí al río helado y en la parte que cruzaba el tronco, usé la motosierra en el hielo, para hacer un agujero. De repente apareció un oso, que me apartó de dicho sitio. Tenía que espantarlo. Me dirigí al exterior de la cabaña donde se encontraba Joshua. Me dirigí al auto y usé la motosierra en la cabeza de alce para cogerla. Le separé las astas. Luego usé el cuchillo en la cabeza para hacerle un agujero. También usé la lejía en ella para ponerla blanca.

Me fui al encuentro de Wazowski y le di la cabeza de alce. Quizás con el disfraz completo de “oso” me pudiera espantar al que me echó. Cuando regresó, algo falló. La esencia que se puso no era la adecuada. Lo convencí para que fuera otra vez a su encuentro. Cuando me encontré solo, intercambié el frasco de feromonas, con el que tenía en la mochila. Regresó de nuevo y lo volví a convencer para que se fuera. Se echó las feromonas. Todo funcionó como planeé. Me dirigí al tronco situado en el río congelado. En medio del río estaba la garra de oso de Wazowski. La cogí con ayuda del palo de jockey. Intenté pescar, en el agujero, con el palo de jockey, pero algo fallaba. Combiné la garra con dicho palo y lo usé en el agujero. Ya pude cazar un salmón fresquísimo.

Con los ingredientes en mi poder, me encaminé a la parte baja de la cabaña de Wazowski. Toqué la flauta en la gran roca de la derecha. Más tarde, y con el sushi ya preparado, me encontraba ya en la cabaña, junto a Joshua. Se lo comió todo, y estaba tan emocionado, que empezó a correr como un loco. Y llegó lo peor. Acabó en un trozo de hielo dispersado en el lago helado. Pensé en utilizar el cabestrante de la furgoneta. Lo intenté arrancar, pero la batería estaba baja. Abrí la puerta del auto, para arrancarlo, pero fue inútil. Abrí el capó, y al revisar la batería, pude observar que le faltaba la bujía. Usé el cuchillo en la motosierra, para quitarle la bujía de ésta. Una vez en mi poder, la coloqué en el motor. Lo rescaté, pero lo peor estaba por llegar…



CAP. 5: RUMBO AL PASADO

Me encontraba a bordo de un yate y no recordaba casi nada. La puerta de la derecha necesitaba un código, que no sabía. Me dirigí hacia la izquierda y me fijé en un tubo cilíndrico, que resultó ser un ascensor. Subí por él y me encontré a Sushi. Tuve una larga conversación con ella. Le pedí que me diera el código de la puerta. Me dirigí a la cubierta (por el sur, de donde me encontraba). Allí me encontré a Rutger. Hablé con él y le pedí el casco telepático, pero se negó. Aquí cogí un saco de arena y un cepillo (en la nevera). Volví atrás y bajé por el ascensor.

Entré por la puerta que tenía al lado (suite Neptuno). Aquí estaba Saturno. Hablé con él. Me contó que debía vaciar el tanque de la bodega. Cogí un rotulador del tazón de la mesa. Intenté coger el blog, pero se niega. Antes de irme, cogí el tridente de la estatua de Neptuno. Salí al pasillo y me dirigí hacia la derecha. Metí el código en el panel de control y pude pasar a una nueva zona. Sentada en la escalera me encontré a Camille. Bajamos las escaleras y aquí estaba Dean Grassick. Cuando pude, hablé con él. Regresé atrás, donde encontré a Camille y tomé la puerta de arriba (metiendo el código en el panel). Bajé las escaleras y abrí la llave de paso, para vaciar el tanque (subí y me asomé a él). Me dirigí hacia la derecha y pulsé el botón rojo que quedaba a la derecha de la compuerta. Éste se cierra y coloqué el cepillo en dicha puerta, para bloquearla. Investigué esa zona y me hice de una bolsa de bridas. Salí de la bodega. Me fijé en la manguera que se encuentra en la vitrina, pero que ésta cerrada.

Me dirigí al lugar donde estaba Sushi trabajando y le pedí la llave de la manguera. También le pregunté por Rutger y Saturno y su pique. Regresé a la vitrina, para coger la manguera, pero ésta ha desaparecido. Hablé con Camille y le pedí las hojas de la revista de Saturno. Le pregunté de donde era y por sus vinos. Bajé y hablé, de nuevo, con Dean Grassick. Le pedí las hojas de la revista, pero se niega. Me dirigí hacia la derecha y en la parte superior, hay una pequeña sala. Cogí dos tubos (cogerlo dos veces). En nuestro inventario, lo uní con las bridas. De nuevo, cogí otro tubo y formé una manguera. Me dirigí hacia la vitrina de la manguera y me fijé que debajo, había una boca contra incendios. Usé la manguera en ella, pero al final descarté ponerla (para que no la roben).

Volví al pasillo principal y vi a Joshua usar el ascensor. Entré, de nuevo, en la sala de la derecha y Camille nos dará dos garrafas de vino. Me dirigí a hablar con Saturno. Le comenté que Rutger nos había dicho algo precioso sobre él (le decimos siempre la frase más suave). Repetimos estas operaciones con Rutger y, de nuevo, con Saturno, alternando y siempre intentando que se reconcilien, hasta conseguir que Rutger nos dé el casco telepático. Regresé al pasillo principal y usé las garrafas de vino, en las state rooms. Cuando volví, me dirigí a la puerta de la derecha y hablé con Camille sobre el vino (En nuestro inventario usamos el saco de arena con las garrafas de vino, después las bridas en ellas, para luego, usar el tridente. Formamos una especie de reloj de arena).

Me dirigí a la suite Neptuno e intenté coger el blog de Saturno. Le di el reloj de arena a éste y ya pude conseguir el blog. Salí al pasillo y pude ver como Joshua entraba en el área reservada. Entré, también allí y bajé las escaleras. Hablé con Dean Grasick y le di el blog (Después de ayudarlo, nos da las hojas de la revista). A continuación, nos encontramos en la bodega con Saturno…



Después de todo, debíamos limpiar el orbe del galeón y necesitábamos algún objeto para este fin. Nos encontrábamos con Sushi. Tomé el ascensor y me fijé en el traje de buzo. Entré en el área reservada y abrí la puerta de arriba. En la bodega, me fijé en la caja de herramientas que hay debajo de la escalera. Cogí, de allí, un serrucho. Dicho serrucho lo usé en el cepillo que bloquea la puerta de la derecha, para fabricar un cepillo chico. Intenté meter el código en el panel para salir, pero alguien los ha cambiado. Bajé y hablé con Sushi por el interfono. Pulsé el botón de al lado, para abrir las compuertas. Subí las escaleras del tanque y escalé al techo.

Nos encontramos con Sushi. Hablé con ella y le pedí bajar al galeón. Limpié la urbe, pero la trantonita no se encontraba allí. Quizás estuviera en un camarote del galeón, pero necesitaba algo para abrir la puerta. Me dirigí a la bodega, pero la puerta del almacén se cerraba de nuevo. Abrí las compuertas del techo. Me dirigí a hablar con Saturno y le pedí los electroimanes. Regresé a la bodega y usé los electroimanes en el cielo (compuerta abierta), para ir a la bodega 2 y coger la palanca. Bajé, de nuevo, al galeón…



CAP. 6: EL LUCERO OCULTO DEL AVERNO



Me encontraba en el camarote del Capitán Malantúnez. Cogí un abrecartas y un pisapapeles del escritorio. Hablé con la “moza escribidora” (Al acabar, hablamos, de nuevo, y le preguntamos por la memorias de Malantúnez). Miré hacia los grilletes. Usé los objetos que tenía en mi poder en ellos, sin éxito. Me fijé en el clavo que hay en la columna. Intenté usar el pisapapeles en él, pero no llegaba. Se lo lancé a Camilla y ésta consigue sacar el clavo y nos lo da. Lo usé en los grilletes y, al fin, quedé libre.

Ya podíamos observar todo el camarote del Capitán. Cogí la botella del escritorio, una lengua de dragón, del bote que queda al lado de la armadura. Salí al exterior, a través del balcón. Tras escuchar la conversación, cogí 3 pipas de los restos del suelo. Me fijé en la ventana de la derecha y usé el pisapapeles en el marco, para quitar un nuevo clavo y un madero.

Entré otra vez en el camarote e intenté salir por la puerta de la derecha. Un pirata nos amenaza y nos hace entrar de nuevo. Salí, de nuevo, y pude conversar con él. Nos hace entrar. Me fijé en la puerta y en la lengua de dragón. Usé la lengua en la puerta. Después usé el pisapapeles en el proyectil (Dejamos grogui al pirata y podemos salir al pasillo). Cogí, otra vez, el pisapapeles de debajo de la escalera. Me fijé en la puerta de la derecha y la intenté abrir. Usé el madero con la espada y abrí la puerta. Cogí el lémur y me encontré en la sala de los tesoros. Cogemos “prestado” algo de los tesoros (un ídolo).

Salí al pasillo y me dirigí al recodo del pasillo. Hablé con el pirata “Perro Tonel”. Le pedí Grog, pero antes debía conseguir un certificado y pasar algunas pruebas. Miré el cajón de reciclaje que se encontraba a la izquierda. Regresé al pasillo e intenté lavar el lémur en el tonel con agua (al lado de “Perro Muerto”. Volví al recodo del pasillo, y cogí, del cajón de reciclaje, una pastilla de jabón. Regresé al pasillo y puse el jabón en el tonel (Ahora lavamos en lémur en él). Entré en el camarote del Capitán Malantúnez, abrí el armario y cogí un certificado.

Una vez limpio el lémur, volví al encuentro de Perro Tonel. Le mostré el lémur. Después le di el ídolo de oro. Hablé con Perro Tonel y le pedí que me hiciera el test de Rufianismo. Las respuestas eran:

   1. LONG JOHN
   2. MÉDICO
   3. INVENTANDO EL TORTUGA-SURF
   4. HENRY WOBBLINS Y DIEGO EL COJUELO
   5. HENRY WOBBLINS
   6. JOAO DE PASSOROMO Y JEAN-DAVID L’ECLOPÉ
   7. DIEGO EL COJUELO

Una vez pasadas las pruebas, le di el certificado y nos lo preparó. Le pedí el Grog y le di la botella, para conseguir una botella con Grog. Regresé al la sala de los Tesoros y cogí “todo los tesoros”. Una vez limpia la sala, cogí un embudo del suelo.

Me dirigí al camarote del Capitán y le di las pipas al loro (Nos pide más). Salí al balcón. Rebusqué en los restos de pipas, pero no quedaban enteras. Intenté coger la botella de Grog o echar, de la nuestra en ella, pero no llegaba. Pose el madero, de nuevo, en el arco de la ventana. Intenté coger la botella. Usé la nuestra en la colgante. Cuando los piratas la cogieron, entré en el camarote y volví a salir, pasado un ratito. Rebusqué en los restos de pipas y cogí 5 pipas. Entré en el camarote y le di las pipas al loro (Nos cuenta una especie de acertijo, que debemos usar en el globo terráqueo). Los pasos a seguir son: Girar hacia la izquierda hasta llegar a España, izquierda hacia Japón, derecha hacia Terranova y derecha hasta Grecia (cada vez que lo hagamos bien, sonará un clic). El globo dejará al descubierto la apreciada roca. De repente entra el Capitán y…



El final en Runaway 3.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por la guía me fué muy útil

Chuti dijo...

Me alegro que te fuera bien!
Saludos :)

Anónimo dijo...

ola en la quinta fase hogo todo lo que medices cuando recibo el trozo de revista del grasin este toda la secuencia es sola y acaba con el yate en medio del mar diciendo susi lo siento brain y se queda el juego pillado

Chuti dijo...

Como verás la guía no es mía si no de una amiga. Yo a pesar de tener los juegos del Runaway originales nunca pude jugarlos en el PC por fallos y cuelgues, en aquellos momentos utilizaba el SO Windows XP.

No eres el único que tuvo ese fallo, otra gente se quejó de lo mismo o de otros similares. Algunos probaron actualizar drivers, eso en tu caso no creo que sea necesario ya que si fuera ese el problema ya lo hubieras notado desde la primera animación.

Prueba en la Configuración del Menú desactivar la opción de "Videos en alta calidad" justo antes de pasar por esa secuencia. Prueba saltar la animación con la tecla ESC, o ENTER a ver si obligando al juego a que entre directamente en la escena se soluciona.

Si no, siempre tienes la opción de usar un savegame que te permita continuar pasada esa parte. Los puedes encontrar en:
http://la-aventura.net/baja/saves/

Alvaro Lazaro dijo...

En el último capítulo no me deja coger el madero y el clavo de la ventana con el pisapapeles. Brian dice que no, se niega. En fin, según veo no tiene trascendencia al final. Estoy redescubriendo y como curiosidad vi que en España Meristation le da buena nota mientras en Gog.com la da una mala nota. Saludos

Alvaro Lazaro dijo...

Bueno, al final conseguí terminármelo. Gracias por el oporte

Marta Cornet dijo...

Hey, hola Alvaro, me alegro que hayas podido terminarlo porque como yo no jugué a esta aventura me habría sido difícil ayudarte.

Maldita sea, a ver si tengo tiempo de recomponer todas las capturas de las guías que me cedió esta gente porque han desaparecido todas la imágenes. Me va a costar trabajo y un tiempo que no tengo, uf.

Publicar un comentario en la entrada

Facebook Favorites

 
Powered by Blogger