jueves, 16 de abril de 2015

SHADOWS ON THE VATICAN - ACT 1 GREED (AVARICIA)

Catorce años después de abandonar el sacerdocio, James Murphy retorna a Roma respondiendo a la misteriosa invitación realizada por su amigo el Padre Cristoforo. Sea lo que fuera que deseaba contarle un desafortunado accidente lo impide. James sospecha enseguida que esto es más de lo que parece. Sus pesquisas le llevarán a toparse con una conspiración económica en la que la Iglesia está metida y que puede costarle muy caro si decide continuar.




INFORMACIÓN DEL JUEGO
Año: 2012
Género: Misterio
Perspectiva: 3ª persona, point & clic
Idioma: Voces en inglés, textos en español
Plataforma: PC

Lo mejor. Original combinación de gráficos entre el 3D y la viñeta. Buena trama y banda sonora.

Lo peor. La traducción de este Acto no acaba de ser correcta, pero que diantres, al menos está en español. Falta carisma a los personajes. Que sea una entrega por capítulos dejando taaanto tiempo entre sus apariciones.

CONTROLES

Jugabilidad. Solo se muestran 2 cursores: una flecha roja y unos pies para cambiar de escena. La felcha roja se tornará más brillante cuando la pasemos por un punto de interés. Es importante usar ambos botones siempre empezando por el derecho. En unos casos obtendremos doble información, en otros permitirá que usemos o cojamos el objeto con el botón izquierdo.

Atajos de teclado. ESC-Menú Principal. SPACE-Puntos calientes. M-Mapa.

Inventario. Se muestra desplazando el puntero a la parte superior de la pantalla. Los objetos se seleccionan con el botón izquierdo y se examinan o abren con el derecho.

Diálogos. Por regla general será algo automático en lo que no tendremos mucha opción. Durante la conversación aparecerán unas imágenes que permiten ahondar en ese tema en concreto. Abandonamos la conversación pulsando en la flecha verde.

LLEGADA DE JAMES A ROMA

Suena el teléfono, está delante del microondas, lo cogemos atendiendo la llamada. Es Cristoforo, un amigo sacerdote de nuestra época dentro de la Iglesia. Tiene muchas ganas de vernos para discutir un asunto del cual no da detalles. Quedaremos ante el bar de la calle de nuestro apartamento. Llaman a la puerta, es Mario el propietario del bar y del apartamento. Nos da la bienvenida. Usamos todos los redondeles de conversación y al final nos entrega las llaves del coche que nos ha conseguido. En ese instante nos percatamos que Mario tiene una herida en el brazo y nos ofrecemos a curarle.


Entramos al baño situado en la derecha. Del armario sobre el lavabo cogemos un kit de emergencia y en el inventario lo examinamos con el botón derecho sacando el contenido. Pasamos a tener algodón, peróxido, escarpelo y gasa. Combinamos el algodón con el peróxido. En los estantes hay un kit de costura, lo examinamos cogiendo aguja e hilo y un tubo de silicona. Volvemos al salón, encendemos el fogón de la cocina y esterilizamos la aguja en el fuego a la que luego enhebramos el hilo. Procedamos a curar a Mario. Limpiamos la herida con el algodón empapado de peróxido, usamos la aguja/hilo y finalmente vendamos con la gasa.

RESIDENCIA STA. BRÍGIDA

Acompañamos a Mario hasta su bar. Queramos o no, recibimos una botella de Grappa de regalo por haberle curado. Salimos a la calle, recibimos la llamada de Cristoforo. No puede venir pero nos insta a que nos reunamos con él ahora mismo en su residencia de la Pizza Farnese. Le hemos notado muy nervioso y preocupado. Usamos las llaves en el coche rojo aparcado en la izquierda y en el mapa escogemos nuestro destino. Nada más llegar escuchamos un grito. Acudimos corriendo al interior de la residencia para hallar a Cristoforo sangrando en el suelo.

Mientras esperamos la ambulancia nuestro amigo balbucea que teníamos razón y que tiene “miedo de él”. No logramos entender a que se refiere. Echaremos un vistazo al lugar del suceso. Examinamos la mancha de sangre, la libreta, el libro azul, el libro de salmos y la correa la cual parece que era de una bolsa y la han cortado. Intentamos coger la libreta, la monja lo impide. Tras presionarla un poco con la policía nos dejará hacer. Cogemos la libreta y el libro azul de David Yallop. Examinamos la libreta en el inventario, vemos anotada la cifra 3795. Nos vamos de la residencia.


En el hospital comprobamos que nuestro amigo ha resultado muy mal herido y permanece en coma. Por los pasillos nos cruzaremos con el Cardenal Brehmen, la expresión de James indica que el hombre no es santo de su devoción precisamente. Volvemos a la residencia de Santa Brígida de la Piazza Farnese y hablamos con la monja de todo. La mujer está consternada por lo sucedido, más teniendo en cuenta que la dejaron a cargo sola por unos días y tiene miedo de una amonestación por lo ocurrido.

A Cristoforo lo encontró ya en el suelo tras ausentarse unos instantes. El Padre llegó aquí hará unos 6 días. Se mostraba muy reservado y pasaba todo su tiempo fuera o en la biblioteca, prácticamente no usó su habitación. Examinamos la vitrina de las llaves y preguntamos por ellas. En el manojo, aparte de la de la habitación, hay otras llaves que Sor Cándida desconoce de donde son. Pedimos que nos las deje pero la monja no cometerá una infracción, bastantes problemas tendrá ya con el suceso. La dejamos en paz y buscaremos otra manera de saber en que andaba metido Cristoforo.


Revisamos el libro “En Nombre de Dios” del inventario. El autor es conocido por exponer dudas acerca de algunos asuntos que atañen a la Iglesia Católica. Nos llama la atención los diversos marcadores de estampas de santos en algunas páginas. Cogemos el que tenemos delante y automáticamente James sacará el resto. El hecho de poner esos marcadores en páginas concretas debe tener su motivo. Usamos los marcadores en el calendario de la pared junto al cuadro tras Sor Cándida tomando nota de los días de la celebración de los santos.

Volvemos a poner los marcadores en el libro y pasamos a tenerlo en primer plano. Ahora averiguaremos que esconden las páginas a través de las fechas. Con el botón derecho pulsamos en la estampa de San Alessio Falconieri, el día de celebración es el 17 de febrero. La fecha en sí no es importante, en cambio los números sí. El día representa la línea del párrafo que debemos buscar, y el mes la letra. Por tanto contamos hasta localizar la línea 17, y pulsamos en la 2ª palabra para que quede marcada. Es COOPERATIVO.


Pasamos a la siguiente página. La estampa es de Santiago Apostol, 3 de mayo. Buscamos la línea 3 palabra 5ª, es OSTIA, recordemos que hay que pulsar para que quede marcada. Siguiente página, la estampa es de San José, 19 de marzo. Buscamos la línea 19 palabra 3ª, es BANCO. Siguiente página, la estampa es de San Giovanni Nepumuceno, 5 de enero. Buscamos la línea 5 palabra 1ª, es CRÉDITO. Siguiente, la estampa de San Estanislao, 11 de abril. Buscamos la línea 11 palabra 4ª, es DE. Con todas juntas James compone algo con sentido “Banco de Crédito Cooperativo de Ostia”. Tenemos nueva localización.

BANCO DE OSTIA

Miramos a la chica tras el mostrador, puesto que está ocupada con un cliente debemos esperar turno. Mientras tanto, charlamos con la anciana sentada. La mujer es toda una ligona logrando sacar los colores a James. Menos mal que al final aclara ser la madre de la chica del mostrador y vamos, que le busca novio (XD). Preguntamos por su hija, su esposo y ella misma. Sabremos que su nombre es Anna Marano y su esposo Antonio trabajó en este banco durante muchos años hasta que pidió la jubilación anticipada. La enfermedad se lo llevó hace poco.


Al final de tanta charla Anna comenta su pasión de rezar oraciones del libro que tiene delante con el afán de hallar un esposo para Paola, y mira tu por donde, James entró por la puerta. Esta mujer es un peligro en mayúsculas. Como el cliente se ha marchado podemos hablar con Paola. Entre otras cosas menciona que el banco recibe ayudas del IOR como donaciones en situaciones de caridad. Al preguntar por su padre dirá, en su última temporada en el banco, parecía mostrar cierta desgana e intolerancia hacia su trabajo. No alcanzamos a comprender el interés de Cristoforo aquí. Inspiramos aire y volvemos a preguntar a Anna.

La suerte nos sonríe al contar que un hombre, que coincide con la descripción de Cristoforo, fue a su casa con las mismas preguntas que nosotros. Se interesó particularmente por un libro de su difunto marido el cual le prestó a cambio del libro de plegarias que tiene enfrente. Lo que no nos cuadra es que Cristoforo le contó que se lo habíamos regalado cuando no hicimos tal cosa. Se impone revisarlo a ver que esconde. Pedimos que nos permita ver el libro, se niega hasta que demostremos ser el James del libro. Le mostramos la Biblia del inventario y accede.


Cogemos el libro de plegarias, hay una una supuesta dedicatoria nuestra pero reconocemos la letra de Cristoforo, ¿qué estaba tramando?. Notamos una pequeña protuberancia en el papel, cortamos esa zona con el escarpelo sacando una medalla. La revisamos en el inventario, representa al Papa Leon I y tiene una inscripción que pone “Ecclesiam Sancti, Leonis de Leprignano”. Devolvemos el libro a Anna quien no perderá el tiempo en obligarnos a pedir una cita a Paola para eterna vergüenza de la joven. Mejor irse antes de acabar con un anillo en el dedo. Tanto la dedicatoria como la inscripción pasan a la libreta del inventario.

APARTAMENTO DE JAMES, SIGNIFICADO DE LA INSCRIPCIÓN

Usamos el ordenador de la mesa. Pulsamos en el icono del Buscador Web y hacemos clic en la inscripción anotada en el libreta, una palabra pasará al cuadro de texto automáticamente. Pulsamos en el botón “Búsqueda” y leemos el resultado. Entre otros datos averiguamos del pueblo de Capena y de la iglesia que tienen allí. Apagamos el ordenador por el botón rojo y nos dirigimos al siguiente escenario.


IGLESIA DE CAPENA

Hablamos con el hombre pidiéndole toda la información que disponga del edificio y luego introducimos el tema de Cristoforo. Si, estuvo en este mismo lugar hace unos días, no hizo preguntas, parecía buscar algo mientras rezaba. Miramos las 3 ventanas, la última de la izquierda es diferente de las otras sin vidriera de santos. Miramos la manta que cubre el atril, la cogemos pero el hombre se ofende que toquemos algo sin permiso. Seleccionamos la cartera del inventario para darle un donativo, nada como el dinero para atemperar el ánimo.

Permitirá quedarnos solos y nos regalará una postal. Cogemos la manta y la miramos en el inventario (pulsar en ella cuando esté en primer plano), algo en la imagen hace que pensemos en la dedicatoria del libro de plegarias de Cristoforo. Usamos la manta en la ventana normal pero no llegamos, la usamos entonces en el apagavelas apoyado en la barandilla de separación entre los bancos y el atril. En el inventario nos quedará el icono de ambas cosas juntas, lo usamos en la ventana. Ahora debemos situar la manta en la ventana de forma que la cruz de la imagen y la guía del parteluz coincidan como se ve en la captura.


Cuando la tengamos situada hacemos clic en la manta y un rayo de luz atravesará  el agujero de la tela señalando un lugar concreto del suelo. Examinamos esa zona, se ve un agujero con abertura hexagonal, no llevamos nada encima que sirva para abrir ese nicho. Recordamos el llavero de Cristoforo en la residencia de Sta. Brígida, una llave tenía justo esa forma. Dejamos la manta en el atril y nos desplazamos allí para recuperarla.  Tal y como entramos pillamos in fraganti a Sor Cándida pegando lingotazos a una botella que dudamos mucho sea agua bendita. Examinamos la botella que ha dejado en el mueble tras ella.

Aprovechamos la inesperada ventaja regalándole la botella de Grappa lo que permitirá apoderarnos de las llaves de Cristoforo sin protesta alguna. Regresamos a Calpena, usamos las llaves en el nicho del suelo y del hueco sacamos un diario y un teléfono. Leemos el diario, todas las páginas, es de Antonio Marano. El hombre pasa del entusiasmo de los primeros días a extrañeza, duda y decepción a medida que los días y meses transcurren. La manipulación de los fondos de caridad del IOR por parte de la empresa DreamRes le llena de sospecha. Por mucho que pone al corriente a sus compañeros y superiores nada cambia.


Finalmente la enfermedad le obliga a jubilarse antes tomando Paola su lugar. No podemos evitar pensar que la enfermedad del hombre, y que posteriormente acabó con su vida, apareció no mucho después de comenzar a dar el aviso acerca de las malversaciones del fondo de caridad. Al acabar, James habrá anotado en su libreta el nombre de la empresa, el dueño se llama Roberto Evola. Revisamos el teléfono, es de Cristoforo, podemos encenderlo pero poco más ya que se necesita una contraseña de acceso. Solucionaremos eso en nuestro apartamento.

APARTAMENTO DE JAMES, EL TELÉFONO DE CRISTOFORO

Conectamos el teléfono de Cristoforo al ordenador. Introducimos el código pin, aquel que tenemos escrito en la libreta, 3795 + Entrar. Contiene un archivo de vídeo, pulsamos para visionarlo. Es una grabación hecha por el propio Cristoforo en donde tiene un altercado con un tipo que da muy mala espina mientras otro hombre permanece unos pasos apartado fumando tranquilamente. Guardaremos una imagen de ese vídeo. Abrimos el inventario y la examinamos pulsando tanto en el testigo como en el criminal. Cerramos la ventana por la X y accedemos al Buscador Web.


Pulsamos en la palabra DreamRes de la libreta + Búsqueda y leemos el resultado. Aunque tenemos información sobre la empresa no estamos más cerca de saber quien era el matón que amenazó a Cristoforo. Visionamos de nuevo el archivo de vídeo, y esta vez nos percatamos que al inicio del mismo, el hombre está parado ante una tienda y hay una señal de tráfico al lado. Reconocemos el lugar, es la joyería AMATO GIONELLI en la Piazza Farnese.


PIAZZA FARNESE

Confirmaremos la sospecha usando la foto del criminal en la joyería y nos aproximamos a la tienda. Llamamos al timbre del portero automático, el dueño de la joyería acepta a regañadientes hablar con nosotros. No parece que le saquemos nada así que, dentro de la conversación, abrimos el inventario y le enseñamos la foto del criminal. Niega conocerle ni ser el testigo que aparece en la imagen. Molesto por nuestras preguntas lanza el cigarro al suelo y se va. Examinamos el cigarro, lo cogemos y en el inventario lo combinamos con la foto. Confirmaremos que se trata del testigo misterioso.


Llamamos al timbre de nuevo y en la conversación usar en el hombre el cigarro. Admitirá que era él sin muchas ganas. Al suplicar su ayuda contará que el otro tipo es Maurizio Tarso, alias Massimino, un personaje de armas tomar y peligroso. Posee un club nocturno llamado Raja.

MAURIZIO TARSO, CLUB RAJA

Llegamos al club, vemos entrar a Maurizio y salir poco después, subir en su coche e irse. Iniciaremos una persecución. Se nos muestra un mapa incompleto que se irá visionando a medida que avanzamos, y en algunas calles se nos pedirá indicar una dirección. Delante de nuestro coche aparecerán unas flechas verdes, hemos de situar el puntero encima de la flecha escogida y pulsar teniendo cuidado en que el puntero esté rojo activo y no un rojo más apagado. La ruta correcta es:

Derecha-Derecha-Izquierda-Derecha-Arriba-Izquierda-Derecha-Abajo-Abajo-Abajo-Derecha


Al llegar al lugar no vemos rastro de Maurizio, solo un deportivo rojo y a un tipo montando guardia. Nosotros estamos escondidos tras el otro coche rojo del fondo. Examinamos el deportivo. James quiere averiguar quien es el propietario pero para eso tendríamos que acercarnos, cosa difícil con el matón dando vueltas. A la derecha tenemos unos arbustos, cuanto el hombre mire hacia adelante y no a nosotros, tiramos ahí el teléfono de Cristoforo y nos escondemos tras el coche gris de delante. Esperamos, de nuevo cuando el hombre no mire, avanzamos hasta el contenedor de basura.


Abrimos el inventario y pulsamos en nuestro teléfono haciendo sonar en el Cristoforo. El tipo irá a echar un vistazo a esa zona. Nos aproximamos al deportivo, examinamos el coche y la matrícula trasera. No podemos distinguir que pone ya que está muy sucia. La limpiamos en el algodón del inventario, volvemos a mirar y anotaremos en la libreta la matrícula incompleto porque nos faltará un número o letra.

APARTAMENTO DE JAMES, EL PROPIETARIO DEL COCHE

Antes de subir entramos al Bar Punzo propiedad de Mario. Es un tipo con recursos por lo que puede echar una mano con la matrícula. No nos decepciona, tiene un cuñado, que tiene una prima, que conoce a un sobrino que...bueno el caso es que tiene una conocida que trabaja en el Departamento de Tráfico y la llama. La chica no dispone de tiempo facilitando su nombre de usuario y contraseña y que realicemos por nuestra cuenta la búsqueda en los registros. Subimos al apartamento, encendemos el ordenador y pulsamos en el icono del Departamento de Vehículos Automotores.


Los datos los tenemos en la libreta pero esta vez debemos escribirlo a mano respetando las mayúscula, minúsculas, y el asterisco en el caso de la matrícula. En la lista de vehículo que aparece pulsamos en el VK3C7G2. Sí, es el coche correcto y casualmente propiedad de Roberto Evola, dueño de DreamRes. Por fortuna en los datos se incluye la dirección. Cerramos la ventana, el ordenador y nos dirigimos a la nueva localización.

MANSIÓN DE ROBERTO EVOLA

La verja de entrada está, por supuesto, cerrada. El muro está protegido con pinchos y una cámara de seguridad. Miramos los pinchos justo al lado de la cámara, están doblados lo que nos permitiría colarnos por ese punto. Empujamos el cubo de basura, nos subimos a él y con el escarpelo cortamos los cables de la cámara. Saltamos al otro lado del muro justo en el instante en que vemos a Evola quemar documentos en la chimenea. Hay que evitar que se deshaga de pruebas. Miramos la lona que cubre el deportivo, cortamos un trozo con el escarpelo y trepamos por el andamio.


A James le falla el pie y queda colgando precariamente. Usamos las llaves de Cristoforo en el andamio llegando sin mas problema al balcón superior. Miramos de entrar por la puerta acristalada, nada, está cerrada. Miramos la salida de humos de la chimenea, tendremos una idea de como hacer salir a Evola de la mansión. Cubrimos la puerta acristalada con silicona y tapamos la salida de humos con la lona. Mientras Evola sale por patas, James se colará en la mansión recuperando el maletín que robaron a Cristoforo tras atacarle.

LA CHICA MISTERIOSA

Echamos un vistazo a la documentación, está repleto de evidencia de malversación de fondos entre el Banco de Ostia, el IOR, y DreamRes. De regreso al apartamento una chica vigila entre las sombras a James mientras sostiene en su mano una foto de él con Cristoforo. Comienza a cruzar la calle en su dirección y sufre un leve atropello. La chica presiona a James para que no llame ni a la policía ni una ambulancia. Ya en el apartamento, la manejaremos a ella. Responderemos a las preguntas de James como nos salga de los mismos.


Al final el ex-sacerdote comprende que no le sacará nada de nada a la desconocida que supone se llama Silvia. A pesar de todo le permitirá pasar la noche aquí. Dos horas más tarde, Silvia continúa despierta. Sabe que no tardará en recibir visitas “indeseadas” por lo que preparará una trampa. Encendemos la lámpara junto a nuestras piernas. Cogemos la fregona del cubo, la almohada del sofá y la manta sobre las cajas. Examinamos las cajas, una vez preparada la trampa servirán para escondernos.

En el inventario combinamos la manta, la almohada, la fregona y colocamos el improvisado maniquí en el sofá. Apagamos la lámpara y nos escondemos tras las cajas. Visualizamos el final del Acto I.



Guía realizada por Chuti.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Facebook Favorites

 
Powered by Blogger